26 noviembre 2006

Diferencias GP2 y Fórmula 1

Aparentemente los coches de una y otra modalidad, estéticamente hablando, son muy similares. Por otra parte, el campeonato de GP2 se desarrolla en los mismo circuitos que los de Fórmula 1, y los vehículos pueden llegar a alcanzar velocidades similares. Hasta aquí todo puede hacer pensar que los mono-plazas de una y otra modalidad se asemejan demasiado, pero lo cierto es que la filosofía de ambas competiciones es sensiblemente diferente.
Si en la victoria de un Fórmula 1, los factores que intervienen son 50% de la máquina y 50% del piloto (aunque estas proporciones según los expertos son más amplias, del orden de un 65% máquina, 35% piloto), en el caso de un bólido de GP2, la victoria depende casi exclusivamente del piloto. Pues precisamente aquí es donde radica la mayor de las diferencias de ambas modalidades, en la GP2 todos los coches tienen los mismos componentes, mientras que en la Fórmula 1 cada equipo elabora los suyos, lo que nos lleva a deducir algo obvio, los presupuestos que se manejan en uno y otro son abismales.
Lo único que puede modificar un equipo de GP2 en el coche son los reglajes para cada carrera, éstos consisten básicamente en inclinaciones de alerones, presiones de neumáticos y reglaje de marchas, con el fin de modificar las prestaciones de adherencia, aceleración y velocidad punta del vehículo a base de la modificación de los componentes aerodinámicos movibles (los alerones), los componentes de contacto (presión de neumáticos) y los mecánicos (relación de marchas mas cortas o más largas). En Fórmula 1, los coches pueden estar dotados hasta de diferntes componentes reglables.
Mientras que el régimen de revoluciones de un motor Fórmula 1 está limitado a 19000 rpm, el de un GP2 es de 10000 rpm, además la dirección de un Fórmula 1 es asistida, y sin embargo la de un coche GP2 no. Los sistemas electrónicos de salida permitidos en Fórmula 1, que sirven para compensar los giros de los neumáticos electrónicamente, con el fin de evitar patinazos en las salidas, en la GP2 están prohibidos.
Podríamos decir que mientras que en la conducción de un Fórmula 1 todo resulta más suave gracias a todo lo que hemos comentado anteriormente, la conducción de un GP2, al ser todo completamente manual, resulta más dura y costosa, lo que provocaría un mayor desgaste de los pilotos si las pruebas tuviesen que desarrollar el mismo recorrido. De todos modos, un coche de Fórmula 1 maneja bastantes más caballos que uno de GP2, lo cual hace que ante determinadas maniobras posibles en un GP2, intentarlas sobre un Fórmula 1 puede dar con el coche y el piloto contra alguna barrera de protección.