04 diciembre 2006

¿Quieres ser piloto de F1?

Si tienes más de 5 años, ya vas tarde, si pretendes llegar a ser mejor que Alonso.
Aún así, no todo está perdido, sólo tendrás que trabajar la resistencia física, mejorar tu capacidad aeróbica, incrementar tu velocidad de reacción, mantener la mente fría, creer que eres el mejor, aguantar algunas quemaduras y trabajar ciertas partes de tu cuerpo que serán sometidas a presiones que nunca habrías imaginado.
Sin entrar en detalles técnicos a cerca de como se debe pilotar, la preparación física y mental de un piloto de Fórmula 1 es todo un reto.
Dentro del "cockpit", los pilotos son sometidos a auténticas torturas corporales por llevar al máximo los mono-plazas de sus escuderías y convertirse en campeones.
La pretemporada de un piloto de Fórmula 1 suele ser mucho gimnasio, a base de ejercicios que fortalezcan espalda, cuello y abdominales. Los virajes en curvas, las frenadas y las aceleraciones provocan fuerzas superiores a los 5g. Para hacernos una idea es como si al tomar una curva tu cabeza fuese atraída hacia el exterior de la misma 5 veces su peso.
Días antes de las carreras los pilotos cambian su ejercicio aeróbico de correr o montar en bicicleta, por deportes de uno contra uno que incrementen su nivel de competitividad frente a la carrera, así es fácil verles jugar tenis y cosas por el estilo.
Antes de la carrera la preparación mental es fundamental, cuando los pilotos están subidos en los mono-plazas esperando que los mecánicos, periodistas y demás personal de pista desaparezca, ellos ya se encuentran en su propio mundo, no ven a nadie a pesar de estar rodeados de gente. En esos momentos están repasando mentalmente la trazada del circuito, buscando lo que algunos llaman la "línea perfecta", esa trazada que les llevará a ser los ganadores de la carrera, ésa que les hará marcar los tiempos mas cortos. Y en realidad es así como lo piensan, deben verse ganadores para poder dar lo máximo durante la carrera, incluso deben verse tan ganadores como para intentar en ocasiones esos adelantamientos tan imposibles.
Pero no creáis que todo es a base de verse ganadores, además deben mantener la cabeza fría para saber reaccionar en carrera en todo momento, no pueden perder los nervios como tu lo harías cuando alguien te hace una "pirula" en carretera, eso a 250 km/h puede ser mortal.
Además, llevar el coche a velocidades superiores a los 300 km/h les hace elevar las pulsaciones a 200 por minuto en un simple entrenamiento, a sí que en una carrera se pueden llegar a superar los 210. ¿impresiona? pues no es todo... sigue leyendo.
¿Sabías que en "cockpit" se superan los 50ºC de temperaturas en los circuitos de mayor calor? Pues sí, tanto es así que tras una carrera los pilotos pueden llegar a perder hasta 3 litros de líquidos, lo que influye negativamente en la concentración del piloto, en ocasiones pueden llegar a aparecer hasta quemaduras leves. ¿Quien no recuerda ese final de Sepang, Gran Premio de Malasia 2005 en el que un victorioso Alonso casi se desmaya en el podio por que su sistema de bebida de líquidos estuvo estropeado toda la carrera?
Si has leído todo esto y aún te quedan ganas de convertirte en piloto de Fórmula 1, pásate por cualquier circuito de Karts y date unas vueltecitas, lo piensas fríamente y después me cuentas...