17 mayo 2007

Nada es rígido en F1

"Cualquier parte concreta del coche que influya en su rendimiento aerodinámico tiene que estar rígidamente sujeta al mismo". Artículo 3.15 del reglamento técnico de la Fórmula 1. Pero lo cierto es que los materiales con los que están elaborados estos coches, o cualquier coche, no son totalmente rígidos, todo es flexible en realidad.
Pero lo cierto es que en algún punto intermedio entre estas dos afirmaciones está la verdad sobre la legalidad de los desarrollos basados en el arte de la aerodinámica flexible en Fórmula 1, de echo hemos visto como algunos equipos se sirven de esta técnica para mejorar sus coches. Los casos más recientemente sonados fueron los del suelo flexible de Ferrari en Australia, o los alerones de la pasada temporada.
¿Qué beneficios aporta la aerodinámica flexible?
Precisamente con este tipo de aerodinámica se consigue que un mismo coche funcione con dos configuraciones diferentes, sin necesidad de hacerle modificaciones manuales, la velocidad se encargará de ello. A una velocidad baja, los alerones permanecen en su estado normal, con lo que dotan al coche de una mayor adherencia, que se traduce en más agarre para las curvas. Sin embargo a velocidades altas, los alerones modifican su posición, se comban e inclinan, haciendo así que la carga aerodinámica del coche disminuya, y este tenga una menor resistencia al viento, lo que incrementa notablemente la velocidad punta.
¿Por qué es tan polémica?
Que quede claro, en primer término que esta práctica es ilegal. Ha provocado disputas entre equipos que creen que explotar el reglamento es una práctica normal en la F1 y los que no lo ven asi. Además, se trata de una práctica peligrosa en potencia, pues llevar la aerodinámica a niveles inexplorados ya ha causado graves accidentes, y si no se controlara, estos incidentes podrían aumentar dramáticamente.
¿Cómo se hace que flexe un ala?
La dinámica computacional de fluidos (DCF), que se dedica al estudio del comportamiento teórico de la aerodinámica, ha permitido a los aerodinamistas investigar los diferentes beneficios de las alas flexibles. Actualmente los diseñadores cuentan con un ordenador para preparar infinitas variaciones y evaluar el rendimiento más óptimo. Los maquetistas preparan, a su vez, alerones en miniatura que poder probar en el tunel de viento. Cuando el equipo aerodinámico concluye un diseño, el composites tiene que idear el mejor modo de extender las tiras de carbono para asegurar que pasen los test de conformidad de la FIA manteniendo la flexión necesaria para funcionar a altas velocidades. Es una ciencia complicada.
Y ahora ¿qué?
Pues ahora nada, a seguir buscando soluciones. Aunque previsiblemente las soluciones a un problema no hacen más que crear otros. Así existen en la Fórmula 1 actual flaps flexibles, carrocerías flexibles, incluso difusores flexibles. Así es como los técnicos de las revisiones de la FIA pasan sus jornadas emitiendo juicios basados en sensaciones, por que realmente nada es rígido en Fórmula 1, y por eso la FIA puede introducir nuevos test de carga si piensa que cualquier parte del coche flexa.
Pero no quería dejar el artículo sin demostrar que efectivamente esas flexiones existen y no en una sola escudería. Las tomas que vais a ver ahora no son de esta temporada, pero estan tomadas en la misma sesión de pruebas, en un tramo rápido una, y en un tramo lento la otra. ¿Adivináis cual es cual y dónde está la diferencia?
Publicar un comentario