31 agosto 2007

Juan Manuel Fangio

Piloto de nacionalidad Argentina, cinco veces campeón del mundo en siete temporadas completadas disputadas, y con cuatro escuderías diferentes. Es considerado por muchos como el mejor piloto de todos los tiempos. En sus 51 Grandes premios disputados en 29 ocasiones partió desde la pole y en 23 de ellos marcó la vuelta rápida, consiguió 35 podios, de los cuales 24 fueron en lo más alto del cajón. Sus marcas siempre serán recordadas por su estilo, talento, nobleza y un sentido del honor que pocas veces vemos en las pistas.
Fangio prosperó en la Fórmula 1 cuando el campeonato del mundo se encontraba en su más tierna infancia, mientras que él, comparativamente, era un "viejo hombre", que es como lo llamaron sus adversarios tras conseguir su último título de campeón del mundo en 1957 a la edad de 46 años. La mayor parte de sus adversarios eran más jóvenes que él, algunos podrían ser sus hijos, y casi todos ellos provenían de familias adineradas, mientras que Fangio era de uno de los lugares más humildes de Argentina, una polvorienta ciudad fronteriza llamada Balcarce. Su padre y su madre eran inmigrantes de la región de Abruzzi de Italia, de donde Fangio era profundamente devoto. Tuvieron que sacar adelante a seis hijos (tres chicos y tres chicas). A sus padres debe Fangio sus virtudes de horadez, integridad, autodisciplina, respeto por los demás y sentido de la responsabilidad.
Unce años depués de su nacimiento, un 24 de Junio de 1911, Fangio comenzó trabajando como mecánico, pasando cuatro décadas de su vida dedicado a este negocio, mientras comenzaba a competir en coches que él mismo preparaba en carreras interurbanas, muy duras, que se llevaban a cabo en américa del sur, lo que hizo que su salto a la fórmula 1 fuese como un juego de niños. Gracias a los esfuerzos sobrehumanos de estas maratones de la locura Fangio superó dificultades asombrosas y consiguió anotar muchas victorias. Cuando se marchó a competir a Europa, a los 38 años, regresó con grandes conocimientos en mecánica, competición y carreras.
La competición en Fórmula 1, con coches más sofisticados, permitió a Fangio pulir sus habilidades a un nivel más alto. Todo un pionero de las cuatro ruedas que cautivaba a los espectadores por su estilo a la hora de tomar las curvas sobre los pianos, haciendo que los neumáticos deslizasen sobre la pista, haciendo asombrosas maniobras para la época perfectamente controladas que cautibaban a los emocionados espectadores. Más hallá de su control sobre las cuatro ruedas, la fuerza física de Fangio y su caracter asombroso le permitió sobresalir en una época en que era duro y complicado conducir coches de carreras a lo largo de pistas abruptas, en pruebas que duraban más de tres horas, y donde la resistencia de los coches era la que marcaba la diferencia en los Grandes Premios. Lo que hacía de Fangio un piloto superior a los demás era su fortaleza mental, paciencia, perseverancia, concentración y su enorme competitividad. Es necesario decir que en aquellos días extremadamente peligrosos, Fangio mantuvo siempre unos nervios de acero y un valor que los conductores de hoy en día no pueden ni imaginar, la seguridad de aquellos coches era prácticamente nula en comparación con lo que hoy día vemos en los circuitos.
Tuvo pocos accidentes, y su lesión más seria fue causada por la fatiga mental a la que se vió sometido en un viaje a través de los Alpes en 1952. Durante toda una noche Fangio condujo a través de las montañas de los Alpes para llegar al circuito de Monza donde tomaría parte en una competición, pero perdió el control de su Maserati y se estrelló, sufriendo un grave accidente que dañó su cuello, dejando su lado izquierdo completamente rígido.
Una de las actuaciones más míticas que se recuerdan de Fangio fué en 1957. Tras una parada en boxes, en la que perdió más de un minuto con respecto a los líderes de carrera, los Ferraris de Mike Hawthorn y Peter Collins, Fangio volvió con su Maserati a la pista de Nurburgring, marcando las vueltas rápidas de carrera, y batiendo el record del circuito, para relegar a los jóvenes británicos al segundo y tercer puesto.
Esta épica carrera aseguró el quinto título mundial de Fangio. Algunos meses después de este acontecimiento Fangio decide abandonar la profesión en la que ha tenido que ver como muchos de sus compañeros fallecieron, 30 de ellos durante carreras. A la edad de 46 años, con 5 títulos mundiales, y habiendo creado una leyenda que aún hoy sigue viva, Juan Manuel Fangio se retira del deporte activo de la competición automovilística. Falleció a la edad de 84 años, en su Argentina natal en 1995.

2 comentarios:

J. ARCE dijo...

Las estadísticas de Fangio respecto a los demás pilotos que le siguieron hay que medirlas en porcentajes. Sólo así nos damos cuenta de lo grande que fue. Y su mayor virtud fue la de sobrevivir a aquellos años.

Cronicas de Fórmula 1 dijo...

Sin duda, aquellos años, y muchos de los posteriores a contemporáneos a Fangio, subirse a un monoplaza era jugarse la vida. Las medidas de seguridad brillaban por su ausencia, ni siquiera era un apartado que se tuviese en cuenta.

Gracias como siempre por tus comentarios.