30 septiembre 2007

Japón 2007 - La crónica

El título se escapa para Alonso. Comenzó posiblemente como la peor carrera de la temporada, en condiciones mojadas, pero terminó con victoria para Hamilton, que prácticamente deja sentenciado el mundial. Por detrás del inglés, que anotó su cuarto triunfo de la temporada de forma brillante, Heikki Kovalainen consiguió defenderse de los ataques finales de Kimi Raikkonen manteniendo una segunda posición que ha tenido que luchar con el finladés, rueda con rueda.

La otra lucha encarnizada, al final de la carrera la han protagonizado Massa y Kubica, en la última vuelta se han adelantado en unas cuantas ocasiones, evocador la carrera de Dijon en 1979 y la batalla entre Gilles Villeneuve y Rene Arnoux. Massa consiguió entrar por delante de Kubica en el último momento.

Para los que somos seguidores de Fernando Alonso, ha sido un día desastroso. Perdió el control del monoplaza en la parte del tren trasero después de su primera parada en boxes, donde lo cargo hasta arriba de combustible en previsión de no volver a efectuar ninguna parada más, tuvo varias salidas de pista, chocó con Sebastian Vettel de Toro Rosso perdiendo toda la sección de los deflectores laterales traseros del lado derecho, haciendo que el coche perdiese estabilidad en las frenadas, y finalmente terminó de rematar una desastrosa carrera estrellando duramente el coche en la curva seis.

Hamilton lidera así la persecución del título con 107 puntos frente a los 95 de Alonso, mientras que Raikkonen ahora está con 90 puntos. Massa, en 80, se queda fuera de toda opción por poder luchar por el campeonato de pilotos a falta de dos carreras para el final de la temporada.

El coche de seguridad se ha mantenido en pista las primeras 19 vueltas a causa de la intensa lluvia que no parecía querer disminuir de intensidad. Ambos Ferraris tuvieron que hacer paradas en boxes antes de lo previsto, ya que decidieron montar a principio de carrera neumáticos mixtos contra, frente a los de lluvia extrema que llevaban el resto.

Así Sebastian Vettel conseguía situarse a la estela de los McLarens inicialmente, con el Red Bull de Webber justo detrás de su Toro Rosso. El alemán y el australiano llegaron a liderar la prueba (vueltas 29 a 31 y 32 a 35 respectivamente) después de que los monoplazas comenzasen a hacer las paradas en boxes, pero después de la retirada de Alonso en la vuelta 41 el coche de seguridad volvió a pista y Vettel tocó en la parte posterior de Webber e hizo que ambos coches quedasen fuera de carrera.

Quedó así la carrera servida para que Kovalainen ocupase la segunda posción a la estela de Hamilton, y hacer la mejor carrera de su vida manteniendo a Raikkonen en la tercera posición. Trás ellos, David Coulthard llegó cuarto con su Red Bull. El segundo Renault de Giancarlo Fisichella terminaba en un discreto quinto puesto, delante de Massa y Kubica.

Tonio Liuzzi conseguía anotar el primer punto de Toro Rosso en 2007. El italiano salió desde el carril de boxes en el coche de repuesto después de que modificase los ajustes en seco que presentó el coche en la clasificación. Sutil fue noveno en una carrera decente para él, mientras que Rubens Barrichello heredó una décima posición, después de que Jenson Button, su compañero, parase el coche en la vuelta final después de que el británico hubiese tenido que detenerse en dos ocasiones en boxes para sustituir el morro dañado del coche en una colisión con Heidfeld al principio de la carrera. Los últimos en cruzar la meta fueron Sakon Yamamoto en el segundo Spyker, y Jarno Trulli con Toyota.

Las otras retiradas fueron el Williams de Alex Wurz que trompeó al tocarse con Massa, el Super Aguris de Takuma Sato y de Anthony Davidson, y el Toyota de Ralf Schumacher.

Ahora cada uno se dirige inmediatamente a Shangai, hacia la penúltima carrera, y parece más claro ahora que hace una semana que el título de pilotos será definitivamente de Hamilton, pues su inmediato perseguidor, Alonso, necesita recortar ahora 12 puntos en dos carreras, eso es una media de 6 puntos por carrera, lo que hace que con las estadísticas actuales del británico, Hamilton, se convierta en una "Misión Imposible".

Publicar un comentario