17 octubre 2007

El famoso padre de Kazuki, Satoru Nakajima

Cuando se anuncio a Kazuki Nakajima como piloto de Williams para este fin de semana en el Gran Premio de Brasil se anució también el regreso a la parrilla de uno de los más ilustres nombres de los pilotos de carreras de Japón. Hace veinte años, Satoru Nakajima, padre de Kazuki, fue el primer piloto japonés que irrumpió en la Fórmula 1.

Satoru Nakajima hizo gala de su oficio en las carreras japonesas de automóviles de serie durante los primeros años setenta, antes de pasar a los monoplazas en 1975. Después de pasar dos años compitiendo en la Fórmula Japonesa ganó el campeonato y fue ascendido a la serie nacional de Fórmula Dos. Cinco títulos más tarde, y Nakajima atrajo la atención de Honda, que han firmaron con él para probar sus motores de Fórmula 1.

Honda tardó en darse cuenta del valor comercial que tendría apoyar a un conductor de su propio país y Nakajima encontró un asiento en la Fórmula Tres europea con el equipo Ralt. Un año más tarde y, aún siendo defendido por el proveedor de motores japoneses, Nakajima aterrizó en su primer coche de Fórmula 1 en Lotus en 1987.

Se convirtió así en el primero de sus compatriotas en obtener un puesto oficial en un coche de Fórmula 1, Nakajima fue un verdadero pionero y en su primera temporada registró algunos resultados bastante impresionante. Después de terminar cuarto en el Gran Premio de Gran Bretaña y ganar un punto muy importante en su carrera de casa en Suzuka, Nakajima tuvo la oportunidad de mejorar las perspectivas de los demás conductore de su país.

Nakajima impresionó tanto a Lotus que mantuvo su volante en 1988 y disfrutó de un año positivo, acabando en la parte más alta cuatro veces. Aunque Honda dejó de suministrar motores a Lotus en 1989, Nakajima permaneció durante un año más, pero luchó por adaptarse a los nuevos motores de Judd. Pese a terminar sólo cuatro carreras en 1989, no fue una completa decepción, debido en gran parte a su cuarto puesto bajo la lluvia en la carrera de Australia.

En 1990 se trasladó a Tyrrell su nueva escudería, pero no resultó ser un año con más éxitos que su último año con Lotus. Sus 10 retiradas le dejaron pocas oportunidades para sumar puntos, aunque logró acabar la temporada con tres puntos y la posición 15 en la clasificación. Su siguiente temporada con Tyrrell resultó ser la última y pese a que volvió a montar sobre un motor Honda, Nakajima, no consiguió mejorar.

Después de 74 salidas y 16 puntos, Nakajima se retiró en 1991 como el piloto de Japón con más éxito en la Fórmula 1. Fue venerado como un héroe en su país, incluso cuenta con su propio videojuego. Sólo con la llegada de Takuma Sato fue eclipsada su carrera. Más de 15 años han transcurrido desde que Nakajima dejara la Fórmula 1, pero sigue comprometido con el motor, corriendo en uno de los más exitosos equipos de la Fórmula Nippon japonesa y en la orientación de nuevos talentos del volante incluidos Toranosuke Takagi y, por supuesto, su propio hijo Kazuki.

Publicar un comentario