15 octubre 2007

Toro Rosso pierde la apelación del Gran Premio de Japón

Toro Rosso ha perdido su apelación contra la penalización de Vitantonio Liuzzi en el Gran Premio de Japón el pasado mes. Esto significa que el Spyker de Adrian Sutil mantiene el punto que consiguió en la carrera de Fuji.

Liuzzi tuvo, inicialmente, el octavo lugar, por delante de Sutil. Sin embargo, posteriormente los comisarios añadieron 25 segundos de tiempo a su carrera por adelantar bajo bandera amarilla. Lo que significó que el piloto italiano quedó finalmente en noveno puesto, mientras que Sutil se trasladó hasta el octavo lugar permitiendo la anotación del primer punto para la escudería Spyker en el presente campeonato.

Toro Rosso apeló la sanción, pero en una reunión celebrada en París el pasado viernes, la Junta Internacional de Apelaciones de la FIA confirmó mediante las grabaciones de los monitores que la decisión original era correcta.

"Obviamente estamos decepcionados, pero aceptamos la decisión del tribunal", dijo el director principal de Toro Rosso, Franz Tost. "Ahora, toda nuestra atención se fija en el próximo fin de semana con la carrera final de la temporada en Brasil, donde esperamos conseguir lo que el equipo ha demostrado en las últimas carreras que es posible, tratar de ganar más puntos en la pista."

Colin Kolles ha declarado a la prensa: "Este veredicto ha confirmado que el punto conseguido por el Spyker de Adrian Sutil por primera vez el campeonato mundial, fue bien merecido, dadas las difíciles circunstancias. El efecto que esto ha tenido en el equipo ha sido muy valioso y afrontamos la carrera de Brasil con una confianza renovada."

Tras la decisión, Spyker es décimo en el campeonato de constructores con un punto, mientras que Toro Rosso se queda en el séptimo lugar con ocho puntos.

Una vez más se demuestra que la FIA es capaz de imponer sanciones justas, pero sólo en aquellos casos en los que no se pone en brete la posible victoria de un piloto en el campeonato, máxime si este se trata de un británico, sería intolerable poner trabas a un compatriota. Para que luego venga la prensa inglesa diciendo que la afición española sufre de paranoia colectiva...

Publicar un comentario