27 diciembre 2007

Jack Brabham

Los tres Campeonatos Mundiales de Fórmula 1 que consiguió Jack Brabham (1959, 1960 y 1966) fueron fruto de sus conocimientos de mecánica, su experiencia y su habilidad de conducción. Sus dos primeros títulos, en coches propulsados con motores Cooper en el tren trasero, confirmaron la ineficacia de los motores delanteros en los monoplazas de Fórmula 1. Su tercer título, en un Brabham, lo convirtió en el único conductor capaz de convertirse en campeón en un coche desarrollado por él mismo. Pero entre los logros de su vida, hay que incluir también la capacidad de buscar nuevos talentos entre otros notables conductores y el ser uno de los pioneros en hacer un negocio de este deporte, pues fué el primer piloto de Fórmula 1 en dirigir su propia escudería.

John Arthur 'Jack' Brabham, nació el 2 de abril de 1926, en Hurstville, cerca de la ciudad australiana de Sydney, donde su padre se ganaba la vida en un puesto de frutas y verduras. Desde temprana edad Jack parecía poco interesado en el negocio familiar de las frutas y las hortalizas. Aprendió a conducir mucho antes de poder obtener una licencia y ya en su adolescencia fue igualmente hábil para llevar a cabo el mantenimiento de los coches familiares. Su aptitud mecánica le llevó a una escuela técnica donde estudió mecánica práctica. No obstante, abandonó la escuela a los 15 años de edad y se fue a trabajar en una tienda repuestos de coches, entonces un garaje. A los 18 años se incorporó a la Real Fuerza Aérea de Australia en Adelaida, donde quería aprender a volar, pero en cambio fue requerido para cubrir un puesto de mecánico en tiempos de guerra debido a la escasez de los mismos en la aviación australiana. Tras su liberación, en 1946, un tío dedicado a la construcción le construyó una nave en Sydney, donde Jack abrió su propio taller mecánico.

Gran Premio de Bélgica, Spa Francorchamps, Junio de 1962, Brabham, Formula 1

En 1951 se casó con Betty, que se convirtió en la madre de sus tres hijos, Geoffrey, Gary y David, todos ellos pilotos de carreras, aunque no con tanto éxito como su padre. Jack se introdujo en el mundo del automovilismo a través de un amigo piloto de carreras. Jack ayudó a este amigo a construir un nuevo vehículo, y cuando dejó de competir Jack se hizo cargo y se convirtió en un ganador nato. En las series libres Australianas ganó cuatro campeonatos y en 1953 se conviritió en campeón británico sobre un Cooper-Bristol. Dos años más tarde, su creciente ambición por ampliar sus horizontes automovilísticos llevaron a Jack a mudarse a Inglaterra. En una reunión con John y Charles Cooper, constructores de su éxitoso coche australiano, acordaron llevar a cabo la creación de una pequeña escudería que años más tarde pasaría a la historia de la Fórmula 1, la escudería Brabham.

Siempre fue un hombre de pocas palabras, de ahí su apodo de "Gato Negro" que se refiere tanto a su pelo oscuro como a su propensión a mantener un velo de silencio. Pero al volante era cualquier cosa menos tímido. Su aversión a ser el centro de atención se convirtió en un serio problema en 1960, cuando dominó completamente la temporada compuesta por nueve carreras, ganando de forma consecutiva en Holanda, Bélgica, Francia, Gran Bretaña y Portugal, poniéndolo en camino a conseguir su segundo campeonato consecutivo.

Gran Premio de Alemania, Nurburgring, Agosto de 1966, Jack Brabham, John Surtees (izquierda), Jochen Rindt (derecha), Formula 1

Después de una improductiva temporada en 1961, cuando los Ferrari consiguieron su máximo rendimiento, la escudería Brabham-Cooper abandonó la competición para formar la Motor Racing Developments, en colaboración con el diseñador australiano Ron Tauranac. Los MRD-Brabhams alcanzaron rápidamente el éxito en varias categorías de competición, en particular en Fórmula Dos, donde durante varios años dominaron, ofreciendo la oportunidad a muchos conductores para avanzar en sus carreras deportivas. El monoplaza de Brabham de Fórmula 1, que apareció por primera vez a finales de 1962, se convirtió paulatinamente en un vehículo más competitivo conforme el jefe del equipo, el propio Jack Brabham, fue perfeccionando el chasis y configurando y afinado los motores Climax. En 1964 Brabham tuvo la satisfacción de ver a su equipo ganar en Francia y México gracias al piloto Dan Gurney.

Y llegamos así a 1966, cuando el nuevo Fórmula 1 de 3 litros entró en vigor. Brabham convenció a una compañía australiana, Repco (un fabricante de componentes de automóvil) para producir un motor de Fórmula 1 con un diseño de 8 cilindros en V, conocido hoy día como V8. Además, el viejo Brabham decidió pilotar el coche él mismo, según los medios de comunicación debido a que un rival mucho más joven que él solía mofarse acerca de su edad. Antes de su primera tras su 40 cumpleaños, en 1966, en el Gran Premio de Alemania, Brabham se plantó en medio de la parrilla de salida en Zandvoort, disfrazado con una larga barba falsa y apoyado sobre un bastón. Varios de sus oponentes le ayudaron, entre carcajadas, a sentarse en su cabina de piloto sobre su Brabham-Repco. Una vez sentado, tiró a un lado su barba falsa y el bastón y procedió a ganar la carrera, una proeza que repitió en Francia, Gran Bretaña y Alemania, en el difícil y peligroso circuito de Nurburgring, victoria que consideró como la más satisfactoria de su carrera deportiva. Y así, en 1966, Brabham se convirtió en el primer (y todavía único) conductor, capaz de ganar el campeonato en un coche desarrollado por él mismo.

Le Mans, July 1967: Brabham pictured with Formula One rival Graham Hill at the French Grand Prix. Brabham took victory, his first of two that season

Brabham también estableció otro precedente en la Fórmula 1, pues era el piloto de su propio avión. Aunque este tipo de transporte en aquel momento era considerado como una excentricidad, el resto de comportamientos de Brabham llamaron siempre la atención por su sencillez. Su desconfianza por ponerse en manos de otros es lo que le llevó a pilotar su propio avión de carrera en carrera. Sus pasajeros a lo largo de los años incluyeron una sucesión de personajes que pasaron por su equipo Brabham, como: Bruce McLaren, Dan Gurney, Denny Hulme, Jochen Rindt, Jacky Ickx... Todos ellos se beneficiaron de su tutela y de hecho de su marca en la Fórmula 1.

Jack Brabham, cuya victoria final llegó en el Gran Premio de Sudáfrica de 1970 a los 44 años, optó por jubilarse como piloto. El equipo Brabham fue vendido a Bernie Ecclestone y Jack regresó a Australia, donde puso en funcionamiento una granja, una distribuidora de automóviles y una empresa de aviación, y ha ayudado a sus hijos con sus carreras de pilotos. Su contribución al automovilismo británico fue reconocida oficialmente en 1985 cuando pasó a convertirse en Sir Jack Brabham.

Publicar un comentario