03 enero 2008

Graham Hill

Graham Hill siempre será recordado por su voluntad de hierro, su orgullo y su gran valentía, virtudes que le permitieron superar a conductores con más talento natural para pilotar que él mismo. Amaba ser el centro de la atención, era un artista natural y se convirtió en una de las primeras estrellas de los medios de comunicación de la Fórmula 1. Se mantuvo fiel a sus fans, aun cuando su reputación resultó dañada por no retirarse a tiempo. Millones de seguidores quedaron conmovidos tras el fallecimiento del piloto, y no en un coche de carreras, sino a los mandos de su avión.

Norman Graham Hill nació en el norte de Londres el 15 de febrero del 1929. Afirmó que su determinación la heredó de su madre y su sentido del humor de su padre, era un corredor de valores. Ambas cualidades fueron necesarias para soportar las privaciones y peligros de la vida en la época de la guerra en Londres, donde Hill creció. Jugó con tambores en una banda de Boy Scout, fue a una escuela técnica y a los 16 años de edad se convirtió en aprendiz de la compañía Smith. Compró una motocicleta y en una noche con niebla se estrelló en la parte trasera de un vehículo que estaba parado, sufriendo una fractura en el fémur. En 1952 se incorporó al London Rowing Club un club de remo londinense, por lo que más tarde llevaría las insignias del club (ocho franjas verticales en representación de remos) en su casco de carreras. Se sentía contrario al hecho de tener que llevar a cabo el servicio obligatorio náutico y como señal de protesta deliberadamente contraria a los reglamentos navales lucía un recortado bigote que se convertiría en su marca.

En 1953, como un capricho, intentó algunas vueltas alrededor de Brands Hatch en un coche de F3. Su deseo de ser piloto se vio obstaculizada por dos problemas: que apenas sabían conducir incluso un coche y apenas podía permitirse el lujo de financiar sus carreras. Compró un Rattletrap Morris de 1934, y aprendió por sí mismo a conducir, obtuvo una licencia para conducir en la vía pública. Dejó su trabajo en Smith's, y comenzó a cobrar el paro, se las arregló para entrar en un puesto de trabajo como mecánico en una escuela de carreras, donde pronto se convirtió en un instructor. Compitió en dos carreras y se reunió con Colin Chapman, en las primeras etapas del desarrollo de sus coches Lotus. Después de persuadir a Chapman para que le diera un trabajo a tiempo parcial, Hill, pronto se convirtió en un empleado a tiempo completo en Lotus, y fue recompensado con alguna carrera de vez en cuando.

En 1958 Chapman decidió que el Team Lotus estaba listo para el gran momento y Graham Hill se convirtió en conductor de Fórmula 1. Sin embargo, el Lotus era lento y poco fiable a partes iguales, y poco mejoró en la temporada siguiente, 1959. El siempre ambicioso Hill pasó a BRM en 1960. Esto parecía una mala elección, porque en su década de existencia, el asediado British Racing Motors (BRM), equipo de Fórmula 1, estaba bajando su rendimiento paulatinamente.

Graham Hill

Pero Hill trajo el cambio al equipo y trabajando duro dió una visión más optimista que avivó los ánimos y produjo resultados cada vez mejores. En 1962 ganó en Holanda, Alemania, Italia y Sudáfrica para hacerse con un título mundial que mereció plenamente. Consiguió así consolidarse como conductor y atrajo a un montón de seguidores.

Aquel conductor de distinguido bigote, guiño travieso y rápido ingenio floreció como un héroe de los medios de comunicación y disfrutó de una gran notoriedad. Se hizo famoso por payasadas tales como bailar sobre mesas, o su afción a los striptease, en cierta ocasión, se desnudó en torno a una piscina. Flirteó con alguna mujer, para disgusto de su esposa Bette, madre de sus dos hijas y un hijo llamado Damon que algún día podría convertirse también en un campeón. Como si los peligros de la competición no fueran suficientes, Hill compró un avión y se convirtió en un despreocupado, y a veces negligente, piloto de la 'Hillarious Airways'.

Sin embargo, detrás de toda la pose de Hill, guardaba un temperamento fuerte y era propenso a estados de ánimo bastante oscuros, momentos en los que solía tener palabras crueles para todos, sin excepción. Estos estallidos eran cada vez más frecuentes a medida que BRM comenzó a perder el ritmo. A pesar de que logró ganar la America's Indianápolis 500 en 1966, Hill decidió regresar a la Fórmula 1, para volver a donde comenzó.

En 1967 volvió a donde al Team Lotus donde Jim Clark estaba en la cima. A principios de 1968 el gran Scot resultó muerto y Hill se encontró al frente de un equipo que estaba desconsolado por la muerte de Mike Spence en Indianápolis. Colin Chapman maravillado por la brillantez de Hill y respondió al reto. Consiguió ganar en España, Mónaco, y México, para conseguir su segundo título mundial de pilotos.

Graham Hill

En 1969 ganó Mónaco por quinta vez, marca que le sirvio para convertirse en 'Sr Mónaco', despues de esto, una espiral descendente envolvió a Hill y culminó con un gran accidente en la última carrera de la temporada, en el Gran Premio de los EE.UU.. Cuando el Lotus de Hill salió a la carrera, el piloto no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Un neumático se desinfló de repente, lo que hizo que el coche se clabase en un banco de arena y lanzó por los aires a Hill, rompiendo su rodilla derecha y dislocando la izquierda. Pero se recuperó y continuó en carreras, aunque nunca volvió a ser el mismo.

Una temporada con Rob Walker (en un Lotus) y dos años con Brabham se mantuvo en blanco. Sin embargo, consiguió una victoria en un Matra (con Henri Pescarolo) en la carrera de Le Mans de 1972, convirtiendose así en el único piloto en ganar una Triple Corona: Le Mans, Mónaco y la Indy 500. Aunque la historia muestra que debería haber dejado de conducir en este momento, el orgullo de Hill se impuso.

Graham Hill

En 1973 creó su propio equipo de Fórmula 1, pero Embajada Hill Racing y su famoso conductor no llegaron a ser competitivos. Por último, a raíz de la humillación de no calificar para el Gran Premio de Mónaco de 1975, Hill anunció que se jubilaría como conductor, y que seguiría su curso al frente del equipo para llevar adelante el descubrimiento de su gran talento, Tony Brise. Unos meses más tarde Hill, Brise y otros cuatro miembros del equipo morirían.

El 29 de noviembre de 1975, regresando de una sesión de pruebas en el circuito francés de Paul Ricard, Hill estaba tratando de tomar tierra con una densa niebla en el aeródromo de Elstree, cerca de Londres, cuando su avión bimotor se estrelló y quemó, matando a todos a bordo.

Publicar un comentario