02 abril 2008

Bahrein - El set-up de Renault

El Circuito Internacional de Bahrein ofrece un interesante desafío técnico para los equipos. Puede que no tenga muchas curvas de alta velocidad, pero con sus largas rectas, sus grandes frenadas y zonas de baja velocidad, es un circuito que exige una buena adherencia y un coche muy estable.

En este sentido, es muy similar al Albert Park de Melbourne, donde la configuración del coche pretende favorecer principalmente la aceleración y la estabilidad en las frenadas. Un motor fuerte, una buena adherencia y un buen equilibrio en los frenos son muy necesarios, y claves para una buena vuelta en Bahrein.

Renault, en virtud de ser los ganadores de dos de los cuatro Grandes Premios de Bahrein hasta la fecha explican los aspectos principales a tener en cuenta en este circuito.

GP_bah_001

Aerodinámica

La escudería presentará para el Gran Premio de Bahrein un paquete aerodinámico similar a Melbourne y Sepang, a pesar de la falta de curvas de alta velocidad en Bahrein la configuración del 'downforce' será sensiblemente más baja que en las dos primeras carreras. Los tres largas rectas hacen necesaria esta configuración con el fin de conseguir una buena velocidad en estos tramos durante la carrera, aunque esto puede hacer que el coche se comporte de un modo bastante inestable en las frenadas.

Chasis

Uno de los ajustes más complicados será el de conseguir un equilibrio estable en las curvas rápidas, y para ello será necesario que la parte inferior de la suspensión sea flexible para que en estos sectores se obtenga un buen agarre mecánico. Conseguir este equilibrio también minimizará el sobreviraje a la salida de las curvas más lentas, lo que permitirá a los conductores conseguir una buena velocidad en las rectas. La buena estabilidad de frenado también será importante, sobre todo en curva 10 donde el piloto tendrá que tomar la curva sin dejar de frenar.

Frenos

El Circuito Internacional de Bahrein es uno de los más circuitos más exigente con los frenos, siendo similar al de Montreal, una de las pruebas más duras del año. Con tres grandes rectas en las que se alcanzan más de 320 km/h, en la primera y segunda curva, el coche necesita una buena estabilidad para evitar el bloqueo de los neumáticos durante la carrera. La frecuencia de frenado también es significativa, sobre todo entre las curvas 4 y 13 donde los frenos están funcionando constantemente a altas temperaturas, sin la oportunidad de poder enfriarse. Este año, el frenado se complica aún más por la ausencia de los sistemas de frenado de motor, y un error en las curvas 10, 13 o 14 podría resultar costosa a los conductores ya que no podrían alcanzar unas velocidades altas en las rectas que las suceden.

Neumáticos

El desgaste de las gomas es relativamente bajo en Bahrein debido a la falta de curvas de alta velocidad por lo que se utilizarán neumáticos medios y blandos, como fue el caso de Melbourne. El desgaste no es una preocupación especial, aunque los neumáticos tienen que trabajar a altas temperaturas, ya que la superficie del circuito está caliente y las altas temperaturas de los frenos también pueden llegar a repercutir sobre los neumáticos. La presencia de arena en la superficie de la pista también significa que los niveles de adherencia del circuito son siempre relativamente bajos, llegando a reducirse bastante en algunas curvas. Los conductores deben, por tanto, atenerse a la trazada de los contrincantes tanto como sea posible para mantener los neumáticos limpios el mayor tiempo posible.

Motor

El Gran Premio de Bahrein es una buena prueba dura para el motor donde alrededor del 63% de la vuelta se está a la máxima aceleración, pero la última generación de motores tienen un buen comportamiento cuando se les pone a las máximas revoluciones permitidas a altas temperaturas. La única preocupación surge cuando estas altas temperaturas se combinan con el aire seco, sobre todo por que puede incidir en la refrigeración del motor, o la posible entrada de arena que puede alterar gravemente el rendimiento del motor.

Estrategia

El efecto de la carga de combustible es un poco menor que en Malasia, ya que hay menos curvas rápidas que son críticas para mantener el  tiempo por vuelta en virtud del peso del coche. Llevar una carga pesada de combustible, por lo tanto, tiene menos impacto en Bahrein. Podemos esperar que los diez primeros coches de la parrilla de salida hagan su primera parada entre las vueltas 17 y 21, y la segunda alrededor de las vueltas 35 a 40. Los restantes 12 vehículos, probablemente, hagan su primera parada entre las vueltas 20 y 25, y su segunda parada entre las vueltas 40 a 45.

Publicar un comentario