28 mayo 2008

La última esperanza de Renault

Parece que la última de las evoluciones para el R28 están previstas para el próximo Gran Premio de Gran Bretaña, en Silverstone. La evolució consistiría, entre otras cosas en añadir un amortiguador inercial trasero, algo que ya introdujeron en Barcelona, cuando en el Gran Premio de España incluyeron esta mejora en los amortiguadores delanteros.

Suspensiones:

La nueva suspensión, cuya incorporación está prevista para el 6 de julio, durante el Gran Premio de Gran Bretaña, tendrá un cambio mucho más profundo que un simple trabajo en su geometría. Se piensa que esa pieza puede mejorar el rendimiento de los alerones, incrementando la tracción del tren trasero del coche.

Esta mejora podría cuantificarse en dos décimas, según los ingenieros de Renault, pero no parece que las mejoras vayan a quedarse aquí.

Aerodinámica:

En el túnel de viento de Enstone, se está trabajando a marchas forzadas enn la zona inferior del coche, investigando formas de conseguir más carga aerodinámica en esta zona. Precisamente uno de los problemas que más acusa el actual R28, es la falta de agarre, especialmente importante en las curvas.

La adherencia de un vehículo tiene dos componentes: mecánico y aerodinámico. Los ingenieros de Renault detectaron en esta última carrera que su carga aerodinámica está lejos de tener la eficacia de las mejores escuderías, a pesar de las últimas evoluciones añadidas al coche. Esto explica los problemas que tiene el R228 para mantener la trayectoria a la entrada y salida de las curvas.

El R28 es un coche con problemas para encarar las curvas, si el piloto intenta exprimirlo para ser más rápido, puede encontrarse a la salida de la curva con el coche completamente cruzado sobre la pista. Además, esta falta de carga aerodinámica, hace que la adherencia mecánica trabaje más, y los neumáticos sufren un mayor desgaste que en otras escuderías, haciendo que se resienta el rendimiento del coche a medida que un stint se va alargando, además de que es más probable tener una salida de pista en estas condiciones.

Parece que las mejoras aerodinámicas, previstas también para Silverstone, y que afectarían a los bajos del coche, por lo que no las apreciaremos necesariamente, pueden conseguir sumar una eficacia de una décima y media.

Motor:

Además, los ingenieros del motor, trabajan día y noche para conseguir una mejora que incremente en diez caballos la potencia del monoplaza, tarea poco sencilla por las limitaciones que plantea el reglamento. Aunque en honor a la verdad, en el banco de pruebas parece que se van obteniendo unos resultados que podrían añadir a todo el conjunto una décima más por vuelta.

Concluyendo:

Así, si las evoluciones llegasen a tiempo, para Silverstone, veríamos un R28 que gane 4,5 décimas por vuelta, respecto al que vimos en Mónaco, ahora bien ¿serán suficientes décimas como para ver a Alonso sobre el podio de nuevo? no las tengo todas conmigo, pero parece que éstas son las mejoras que mantienen viva la motivación del piloto asturiano.

Publicar un comentario