02 junio 2008

Niki Lauda - El precio de la victoria

Vídeo Tributo a Niki Lauda
 

Breve historia:

Ha dedicado su vida a la Fórmula 1, y cerca estuvo de pagarlo con ella. Se le dió por muerto tras un terrible accidente, pero se recuperó gracias a su fuerza de voluntad. Su sorprendente recuperación, y retorno a las carreras, es recordado como el más valiente regreso a la actividad en la historia deportiva. Tras ganar dos campeonatos antes de su terrible accidente, regresó a las pistas con la intención de volver a ganar. Durante su destacada carrera profesional fue considerado un héroe y un villano. Las cicatrices que llenan su cuerpo, son la prueba viva de su entrega por este deporte.

021

El 22 de febrero de 1949, Nicholas Andreas Lauda nació en Viena, en un lugar privilegiado de Austria y en el seno de una dinastía de banqueros. La fabricación de papel fue la fuente de ingresos principal, para que el padre de Niki Lauda amasase su fortuna, aunque su hijo no prestaría ningún interés por el negocio familiar, dedicando su vida por completo a las carreras. A fin de educarse a sí mismo en esta disciplina, Niki abandonó la universidad y el se matriculó en una escuela de pilotos, pagando con dinero prestado de bancos austriacos. Su primera carrera fué a los mandos de un Mini en 1968, llegando a la Fórmula Vee y la Fórmula Tres. En 1972 compró una plaza de piloto para la Fórmula Dos y con otro prestamo bancario llegaría a la Fórmula Uno, presentando como aval su propio seguro de vida.

020

Para 1973 pasó a BRM. Durante esa temporada empezó a mejorar sus resultados como piloto, de modo que BRM le ofreció un contrato con el que poder saldar sus deudas con los bancos, a cambio de pilotar dos temporadas más para la BRM. En lugar de aceptar, compró su salida de BRM con el dinero de su nuevo empleador, Enzo Ferrari, para quien empezó a pilotar en 1974.

Ferrari, que no ha tenido un campeón desde que John Surtees en 1964, quedó impresionado por la pericia y la confianza en sí mismo del austríaco. Después de su primera prueba en 1974, a los mandos del Ferrari 312, Niki informó a Enzo que el coche era "un pedazo de mierda". Todos confiaban en que sería el salvador de Ferrari, los medios de comunicación vieron en Lauda un piloto muy calculador, motivo por el que lo apodaron "La Computadora". Sin embargo, Lauda aún tendría algunos problemas técnicos que le hicieron cometer varios errores costosos en 1974. Niki siempre ha sostenido que aprender de los errores es la manera más rápida de mejorar, y corroboró su teoría, consiguiendo la primera victoria en Fórmula 1 en España ese mismo año, y luego otra en Holanda.

022

En 1975, con su Ferrari 312 / T, Niki consiguió proclamarse vencedor en Mónaco, Bélgica, Suecia, Francia y los EE.UU. para convertirse en Campeón del Mundo. Todos los italianos se regocijaron en el primer título de pilotos de Ferrari desde hacía más de una década.

A mediados del verano de 1976 ya había ganado cinco carreras y parecía que iba a volver a proclamarse campeón, nuevamente. Pero el Gran Premio de Alemania en el viejo Nurburgring cambiaría su destino. En la segunda vuelta de la carrera, Lauda estrelló su Ferrari inexplicablemente, y quedó envuelto en llamas. Cuatro valientes conductores y un comisario lograron sacar del aquel infierno a un maltrecho Lauda. Ya en el hospital, comprobando su diagnostico de quemaduras de tercer grado en cabeza y muñecas, varios huesos rotos y los pulmones chamuscados por la inhalación de gases tóxicos, Niki Lauda fue dado por muerto y un sacerdote le administró la extrema unción.

Seis semanas más tarde, todavía con vendas en su cabeza, que se tiñeron de sangre, terminó cuarto en el Gran Premio de Italia. Los médicos, completamente asombrados, dijeron que se había recuperado por pura fuerza de voluntad. Jackie Stewart dijo que se trataba del más valiente regreso en la historia del deporte. Niki dijo que la pérdida de la mitad de una oreja le hizo más fácil utilizar el teléfono.

El campeonato de 1976 terminó en un enfrentamiento entre Niki Lauda y James Hunt en Japón, en el circuito de Fuji, bajo unas lluvias torrenciales. Niki decidió que era demasiado peligroso correr en esas condiciones y se retiró, entregando el título a su amigo Hunt, Niki siempre ha sostenido que la retirada fue un acto de valentía. En Italia, algunos lo llamaron cobarde. Incluso Enzo Ferrari tenía dudas e hizo planes para reemplazarle, algo que encolerizó a Niki, quien para calmar su ira se proclamó Campeón del mundo en 1977 a modo de venganza. Proclamandose campeón a falta de dos carreras para finalizar el campeonato, Niki decidió marcharse de Ferrari. Enzo le llamó traidor, y se marchó al equipo de Bernie Ecclestone, el equipo Brabham.

En su temporada de 1978 con Brabham, Niki ganó dos carreras y terminó cuarto en el campeonato. El año siguiente, con un coche bastante mediocre logró sólo cuatro puntos, antes de la penúltima carrera, en Canadá. Allí, después de la primera sesión de prácticas, decidió alejarse del mundo de la Fórmula 1, alegando que estaba "cansado de conducir en círculos" y quería fundar su propia compañía aérea.

Lauda Air, con el propio Lauda como uno de sus pilotos, creció hasta el punto llegar a necesitar más capiltal que invertir en el negocio, y Niki decidió regresar a su anterior profesión. En 1982 firmó con McLaren por 5 millones de dólares, el contrato más lucrativo en la historia de Fórmula 1, hasta entonces. En sus negociaciones, Niki dijo a McLaren que solo un dolar de ese dinero era por sus servicios como piloto, el resto servían para comprar su personalidad. En 1984 ganó su tercer título mundial, aunque por muy poca diferencia con su brillante y joven compañero de equipo en McLaren, Alain Prost. Niki ganó su último Gran Premio en 1985, luego se retiró de la Fórmula 1 como piloto, aunque en realidad nunca salió del paddock.

Trabajó como asesor de Ferrari, fue director del equipo Jaguar y se convirtió en comentarista de televisión, un papel que desempeñó singularmente, pues proporcionaba una visión de lo mejor y lo peor de este deporte, gracias a su instinto de supervivencia y su afán de superación.

Publicar un comentario