26 octubre 2008

GP de Brasil 08 - El Circuito

LA APASIONADA AFICIÓN BRASILEÑE CREA UN AMBIENTE DE EXCEPCIÓN EN EL ESCENARIO EN EL QUE SE HAN DECIDIDO LAS TRES ÚLTIMAS EDICIONES DE LA FÓRMULA 1, Y ESTE AÑO VA CAMINO DE LA CUARTA.

circuito_brasil

Interlagos es una pista de contrastes. Dos sectores del trazado incluyen largas rectas que requieren una buena velocidad punta, mientras que el tramo central es una sucesión de curvas cerradas que exigen un mayor agarre aerodinámico y mecánico. Para la calificación, la incidencia de los alerones suele ser más elevada que durante la carrera. Esto es debido a que la primera curva es el principal punto de adelantamiento durante la carrera, y en consecuencia es necesario optimizar la velocidad, aún a riesgo de comprometer en cierta medida, el apoyo en las curvas lentas.

La combinación de giros lentos y rápidos hace que sea también difícil llegar a un compromiso mecánico. En este sentido, la clave es la curva Junçao, por que determina la velocidad con que se afrontará la subida que lleva a la zona más rápida del circuito. Por tanto, el coche se suele reglar para ser lo más rápido posible a la salida de esta curva. Esto hace que la mayor parte de los coches, presenten subviraje en el sector central, pero el tiempo ganado en el sector 3 suele compensar de sobra la inevitable pérdida de tiempo que se produce en las curvas más lentas.

Interlagos no es muy duro con los neumáticos. Pero si las temperaturas son más bajas de lo habitual, puede producirse el temido "graining" en las ruedas delanteras. Además, las numerosas fases de tracción desde la baja velocidad, exigen que haya que vigilar con mucha atención la temperatura de los neumáticos traseros.

El trazado paulista es el que está situado a la mayor altura, respecto del nivel del mar, de toda la temporada, con 800 metros sobre el nivel del mar. Con la menor presión atmosférica que esto provoca, los motores pierden parte de su potencia, aproximadamente en un 7%.

El reasfaltado al que ha sido sometida la pista, realizado antes de la carrera de la pasada temporada, puso fin a uno de los mayores problemas que presentaba la pista, los baches. Y además, aquí el tiempo puede ser un factor totalmente relevante, pues cuando aquí cae agua, lo hace con ganas, y por si fuera poco, la mezcla pista nueva con agua y peraltes, nos da como resultado la formación de auténticos rios, peligrosos sobre todo en las tres primeras curvas y a la entrada de la recta de meta.

Publicar un comentario