21 octubre 2009

Brawn GP nacido para ganar


Si Jenson Button hizo su propia celebración, su compatriota británico, Ross Brawn, no será menos, pues tiene incluso más que festejar, ya que ha sido responsable de conseguir el campeonato de pilotos y de constructores de Fórmula 1.

Sin el "Gran Oso", como le gusta llamar a su jefe a Button, éste habría sido otro de los cientos de empleados de Honda que se tuvieron que quedar en la calle antes de que la temporada 2009 de Fórmula 1 diese comienzo.

De aspirar al cierre de la fábrica hace tan solo 10 meses, y tener que soportar comentarios sobre cuándo tendría que ponerse a la cola del paro, ahora la escudería Brawn GP se encuentra en la cima del mundo, en lo más alto.

Ross Brawn, ganador de varios títulos con el siete veces campeón Michael Schumacher como director técnico de Benetton y de Ferrari, es, simplemente, un fenómeno de la Fórmula 1.

Comparándolo con el fútbol, podríamos decir que es como el Alex Ferguson del Manchester, una máquina de ganar, una comparación acertada teniendo en cuenta que Brawn es hincha del club.

Con Button y Brawn a la cabeza, las celebraciones estuvieron al cabo del día en Interlagos, el domingo, tras conseguir ambos los títulos de pilotos y constructores, pero una mirada más pausada a las estadísticas de Brawn, muestran lo mucho que ha conseguido a sus 54 años.

Ha participado en ocho títulos de constructores en su carrera, el mismo número que McLaren ha conseguido en 43 años de historia.

Su cuenta de Grandes Premios ganados, es igual a las 113 victorias obtenidas por Williams desde que comenzara en la Fórmula 1, en 1979. Si sumasemos todos los puntos conseguidos por los equipos en sus trayectorias, y tuviesemos en cuenta los suyos, comprobaríamos que Brawn estaría en el 4º lugar de todos los tiempos.

"Este equipo no existiría si Ross no estuviera aquí", dijo Button.

"Su nombre está escrito en el lateral del coche y eso es mucha presión para una persona ... se merece este título más que nadie. No creo que nadie en el equipo piense que podríamos haberlo hecho sin él".

EL COMIENZO

Hace tres años, Brawn fue a viajar por el mundo disfrutando de unas largas vacaciones de pesca. Fué su premio después de tantos años de dominación con Schumacher.

El gran alemán se había retirado a finales de 2006 y el británico decidió tomarse un año alejado del deporte que había sido su vida desde que se incorporó en marzo de 1976 como operador de una fresadora.

Regresó a finales de 2007 como director del equipo Honda, un equipo con un montón de dinero y poco éxito. Después de una temporada de trabajo, sus jefes japoneses decidieron que habían tenido suficiente y decidieron cerrar el chiringuito.

Con un coche nuevo, que él creía que era potencialmente ganador, Brawn hizo todo lo posible, y lo imposible, para permanecer en el negocio, logrando reunir los fondos nencesarios para comprar la escudería, sólo unas semanas antes de comenzar la temporada.

Se consideraron varios nombres como Pure Racing, incluso un resurgir de Tyrrell, pero a pesar de las reservas del propio implicado, finalmente se optó por el nombre que hoy pisa más fuerte en la Fórmula 1, Brawn GP.

"Hace diez meses, el equipo no existía", recordó a los periodistas en Interlagos. "Tuvimos un equipo de personas que trabajaron durante todo el invierno sin saber si había futuro. Pero incluso así, llegaron a dedicar hasta 60 ó 70 horas a la semana, lo que fuera necesario".

Brawn, con suficiente dinero en el banco para tener asegurado su futuro para el resto de sus días, podría haberse retirado. Pero enfocó todo de un modo diferente, decidido salvar puestos de trabajo y mantener el equipo en marcha.

"Ha habido días en que me he ido a casa de madrugada, algo que no había hecho antes", dijo.

"Teniendo en cuenta de dónde hemos partido, y tan solo al comienzo de esta temporada, y haber llegado donde estamos hoy, es para mí una experiencia excepcional, sobretodo viendo la determinación de las personas que no se dieron por vencidas."

"Ellos se sobrepusieron a su posible salida a la calle y a un proyecto incierto: 'No sabemos qué va a pasar, pero necesitamos tu apoyo, porque, sin tu apoyo ni siquiera estaremos en condiciones de intentarlo.' Y lo hicieron."

LA PRIMERA VICTORIA 

Brawn es un hombre que irradia energía y respeto, cuando Brawn habla, la gente escucha.

El equipo se presentó en la primera carrera en Melbourne con un coche con motor Mercedes, casi desprovisto de patrocinio y, con Jenson Button y Rubens Barrichello, lograron ser la primera escudería en 55 años en hacer un doblete en su carrera de debut.

Posteriormente Button conseguiría seis victorias en las siete primeras carreras de la temporada para sentar las bases para su éxito final. Así, Brawn se convierte en el primer equipo en ganar el título de constructores en su primera temporada completa de participación en la Fórmula 1.

"Este equipo lo ha hecho asombrosamente bien y lo que hemos logrado esta temporada después del invierno que hemos tenido es excepcional", dijo Button. "Realmente no creo que haya habido una temporada como esta en la Fórmula 1".

"No hablo especialmente por mí, ya que al final todo ha acabado bien, pero fue un duro invierno, y con toda seguridad mucho más difícil para el personal del equipo que para mí."

"No sabía si iba a estar corriendo en la Fórmula 1 este año. Esa es la verdad. Tenía un par de opciones pero nada seguro para mi carrera. Estaba pensando tomarme un año sabático, pero todos sabemos que eso es caer en el olvido."

"Así que estoy feliz de que hayamos sido capaces de darle la vuelta a la situación y haber podido estar en Australia para poder ver cumplido este final de cuento de hadas".

Publicar un comentario