10 noviembre 2009

Temporada 2009: resumen parte 1

Jenson Button, GP Australia 2009 Bueno, ¡se acabó la temporada de Fórmula 1! Sin embargo, ha sido otro impresionante Campeonato del Mundo de Fórmula 1, que escribió un nuevo capítulo de la historia de este deporte.

Brawn GP, el Fénix que surgió de las cenizas de Honda después de su retirada repentina e inesperada en diciembre del pasado año, se convirtió en el nuevo equipo capaz de ganar las dos primeras carreras de la temporada (Mercedes-Benz, March y Wolf ya lo hicieron con anterioridad en 1954, 1970 y 1977, respectivamente) y además consiguieron tanto el título de pilotos y como el de constructores. Ganaron ocho carreras, hicieron cuatro dobletes y 15 podios. Y no solo eso, sino que la sucesión de Jenson Button al trono de Lewis Hamilton, significó que por primera vez, en la historia de la Fórmula 1, dos ingleses consiguen repetir título en años consecutivos.

Casi inevitablemente, 2009 comenzó con controversias. En primer lugar, estaban las nuevas reglas. Los neumáticos lisos, más conocidos como slicks, volvieron a las postas. El Kinetic Energy Recovery Systems (KERS) era opcional, y permitió que pese a la reducción de costes los equipos que decidieron continuar con los desarrollos de estos dispositivos, pudieran invertir millones de dólares, como McLaren, Ferrari, BMW Sauber y Renault, logrando una potencia adicional de 80 caballos, durante seis segundos por vuelta, lo que se traducía en una reducción de 0,6 segundos por vuelta.

Los cambios aerodinámicos para mejorar los adelantamientos significó una reducción de elementos en la carrocería, y reducciones en otros elementos importantes tales como pontones, alerones traseros más pequeños y mas altos, y los alerones frontales más anchos y más bajos, pudiendo estos últimos ser ajustados en dos ocasiones cada vuelta, en tres grados, para reducir el subviraje, muy útil en las persecuciones con otros coches. Lamentablemente, a pesar de todas las investigaciones introducidas, la mayoría de los pilotos se mostraron escépticos sobre el efecto global.

Fue en la parte aerodinámica, unida a la nueva norma de prohibición de pruebas durante la temporada, lo que dio que hablar en el inicio de la temporada, ya que Brawn, Toyota y Williams, introdujeron un difusor doble. Habían descubierto una laguna en el reglamento, y la FIA rechazó las protestas de las otras escuderías como BMW Sauber, Red Bull y Renault, después de que Button impusiera un ritmo infernal en Melbourne.

Brawn GP, BGP001, Doble difusor

La prohibición de las pruebas hizo difícil para los demás ponerse al día, aunque después de cuatro o cinco carreras las distancias empezaron a limarse. Para entonces Button ya era inalcanzable. Volvió a ganar en un corto Gran Premio de Malasia, por culpa de la lluvia. Volviendo a dominar en Bahréin, España, Mónaco y Turquía. De las siete primeras carreras de la temporada, sólo en China se le escapó la victoria, donde hizo el tercer puesto, cediendo la victoria a Red Bull, liderando Sebastian Vettel, y acompañándole en el doblete de la escudería, Mark Webber.

Por primera vez se descubrió el Talón de Aquiles de Brawn: su incapacidad de conseguir una temperatura óptima en los neumáticos en condiciones de frío (o de lluvia, en este caso) algo que no sucedía con el Red Bull. El diseño de Adrian Newey, el RB5, fue el chasis con mejor rendimiento de todos los monoplazas, y en un año en que el rendimiento de la escudería mejoró tremendamente, consiguiendo seis victorias, cuatro dobletes y 16 podios.

Sebastian Vettel, Mark Webber, GP China 2009

Con Brawn y Red Bull marcado el ritmo, otros lucharon por el tercer puesto. El MP4-24 de McLaren comenzó siendo una gran decepción, con un rendimiento aerodinámico muy pobre. El Ferrari F60 era hermosa, pero también carecía de eficacia aerodinámica. Las dos grandes escuderías estaban pagando el precio de retrasar sus desarrollos tecnológicos de 2009 por mantenerse en su lucha por el título de 2008, mientras que Brawn comenzó a trabajar en el concepto de su coche ya en febrero de 2007.

Aunque inicialmente BMW Sauber se mostró muy fuerte en Australia, hasta que Robert Kubica quedó fuera de carrera en un choque con Vettel, junto con Renault, pronto descubrieron que sus respectivos F1.09 y R29 no podrían seguir el ritmo inicial. Así, los coches que prometían mantenerse a la estela de los dos líderes fueron el TF109 de Toyota y el Williams FW31 con motor Toyota.

Accidente Robert Kubica, GP Australia 2009

La segunda controversia se incubó en Australia, y no salió a la luz hasta Malasia. Lewis Hamilton se quejó a los comisarios del Gran Premio de Australia de que Jarno Trulli se había negado a dejarle pasar después de que Trulli se había salido fuera de pista en Melbourne cuando en el circuito se estaba corriendo detrás del coche de seguridad, pero posteriormente la FIA dictaminó que las retransmisiones de radio demostraban que McLaren, en su primera carrera con el nuevo director del equipo, Martin Whitmarsh, le había dicho que le dejara pasar. El incidente entre McLaren y Trulli dejó un mal sabor de boca a los aficionados y a la escudería, que finalmente provocó la salida de su director deportivo, Dave Ryan.

Lewis Hamilton, Rueda de prensa, GP Malasia 09

Continuará…

Publicar un comentario