12 noviembre 2009

Temporada 2009: resumen parte 3

Raikkonen, dio a Ferrari una victoria en Spa, después de defenderse de los embistes de Fisichella. En esa ocasión, sin embargo, el italiano seguía con Force India, cuyos motores Mercedes mostraron gozar de una forma notable en los circuitos donde se requiere una baja carga aerodinámica. Adrian Sutil demostró ser muy rápido, pero salvaje y propenso a los accidentes, sólo el KERS de Raikkonen impidió que Fisichella protagonizara una inesperada victoria en el Gran Premio de Bélgica. La sustitución de Fisi, la protagonizó Vitantonio Liuzzi, que fue capaz de optar por un podio, por detrás de los Brawn en Monza, hasta que a su coche se le rompió un eje de la transmisión.

Kimi Raikkonen, GP Bélgica 09

Fue también en Spa donde se dio a conocer otro escándalo. En Hungría, Renault había tenido la suerte de escapar a una suspensión cuando, apenas una semana después del fallecimiento del hijo del ex-campeón mundial, John Surtees, Henry Surtees, que fue golpeado por una rueda desprendida de un monoplaza en una carrera de Fórmula Dos en Brands Hatch, el equipo de mecánicos del equipo francés dio a conocer Fernando Alonso que una de las ruedas sustituidas en su parada de boxes no había sido apropiadamente asegurada. Se retiró de la carrera, pero los comisarios impusieron la máxima multa posible, 50.000$, y suspendió la participación de la escudería para el Gran Premio de Valencia.

Alonso pierde una reuda en Hungría

Renault ganó la apelación contra la exclusión, pero pronto quedó claro que se estaban realizándose investigaciones para determinar el resultado del Gran Premio de Singapur 2008, tras las denuncias del ex piloto Nelson Piquet, despedido en julio, donde indicaba que le habían dicho que chocara deliberadamente su coche para dar Alonso la ventaja mediante el coche de seguridad, ayudándole en su victoria. Posteriormente, el director del equipo, Flavio Briatore, fue suspendido indefinidamente del deporte, y al jefe técnico, Pat Symonds, durante cinco años.

Pat Simonds, Flavio Briatore

Mientras tanto, con Renault luchado dentro y fuera de la pista, las actuaciones de Toyota se recuperaron tras una caída a mitad de temporada. Timo Glock hizo un excelente segundo puesto en Singapur, donde ganó Hamilton, un resultado que Jarno Trulli repitió en la casa de la escudería en Suzuka. Finalmente Toyota pudo hacerse con la quinta posición del campeonato de constructores, algo respetable, mientras que al final de la temporada BMW Sauber, que había introducido una mejora aerodinámica y técnica importante en Singapur, se benefició de un segundo puesto en Brasil, conseguido por Kubica y un quinto puesto de Nick Heidfeld en Abu Dhabi, saltando posiciones por delante de Williams, a los que aventajaron por un punto y medio consiguiendo un sexto puesto en el campeonato de constructores. El equipo británico tuvo su temporada más consistente hacia el final, demostrando así a todos, que su baja carga aerodinámica en las pistas habría ido mejor si el motor de Toyota hubiese podido desarrollar más caballos de potencia.

Renault tenía que conformarse con un humilde octavo puesto, después de terminar una de sus temporadas más duras, donde Alonso logró un único podio, irónicamente, en Singapur. Force India pudo acabar en noveno lugar, aunque demostró tener el potencial suficiente como para estar en los primeros puestos. Toro Rosso, en 10ª posición, sólo mostró destellos de la velocidad con su STR4 muy parecido al Red Bull RB5. Sebastien Buemi hizo lo posible, incluso brilló en algunos momentos, mientras que el novato Jaime Alguersuari sustituyó a Sebastian Bourdais a partir del Gran Premio de Hungría.

glock Cuando Glock se estrelló en el Japón en lo que sería la sesión de clasificación más larga de la historia, fue sustituido para las dos últimas carreras por el piloto de GP2, Kamui Kobayashi, que logró merecidamente un noveno y un sexto lugar en las carreras finales, que le permitieron convertirse en el "Novato del Año” por delante de Buemi. Había sospechas de que había sido colocado en el asiento de Glock por un equipo que sabía que estaba de prestado, y poco después de que Bridgestone anunciara, después de Abu Dhabi, que se retiraban a finales de 2010, Toyota dijo basta a la Fórmula 1. Como ya hicieron Honda y BMW, culpó a la situación económica y presentaron argumentos más o menos convincentes de por qué tenían que dejar de gastar tanto en las carreras de Fórmula 1.

Eso en teoría, podría despejar el camino para Peter Sauber y su nuevo socio Qadbak a sumarse como uno de los cuatro nuevos equipos que deberían reunirse en las parrillas de la temporada 2010: Lotus, EE.UU. F1 Team, Manor y Campos Meta.

Sin embargo, algunos asientos, de los principales protagonistas aun no se han resuelto, sobre todo si se queda Button con Brawn, y donde irá Raikkonen, si es que sigue en la Fórmula 1. Las probabilidades favorecen a que caiga en McLaren, como segundo piloto, pero con el finlandés nunca se sabe. Con Red Bull pasa lo mismo, Alonso va a Ferrari junto con Massa, Nico Rosberg y Barrichello posiblemente intercambien posiciones (este último ya está confirmada en Williams), y Glock podría ir a Renault para unirse a Kubica, parece que ya se va perfilando la nueva temporada.

Y en base a lo que sucedió en 2009, todo hace pensar que en la nueva era de Jean Todt, sustituyendo a Max Mosley como Presidente de la FIA después de una victoria aplastante en contra de Ari Vatanen, todo será posible.

Publicar un comentario