04 noviembre 2009

Toyota podría no estar al año que viene

Toyota Motor ha anunciado la pasada madrugada su retirada de las carreras de Fórmula 1 después de este año, según una información del periódico japonés Mainichi, aparecida este miércoles.

El fabricante de automóviles más grande del mundo dará una rueda de prensa a las 08:00 GMT en Tokio hoy mismo, cuyo portavoz será el presidente de la compañía, Akio Toyoda, y el director del equipo de Fórmula 1, Tadashi Yamashina, también asistirá.

Informó que la retirada de Toyota se presenta como un intento por estabilizar la industria del automóvil en la compañía japonesa, después de una crisis en las ventas propiciada por la crisis financiera.

De confirmarse la retirada de Toyota, sería otro duro golpe para la Fórmula 1, después de que la segunda compañía automotriz más importante de Japón, Honda, dejara las series en diciembre del año pasado para reducir costes.

También continuará la fuga de empresas japonesas en el deporte de motor, tal y como hemos podido ver Subaru y Suzuki se han retirado del Campeonato del Mundo de Rallyes y el fabricante de motos Kawasaki se deshizo de su equipo de MotoGP provocado por una severa desaceleración del mercado.

La empresa japonesa fabricante de neumáticos, Bridgestone, anunció el pasado lunes que no renovaría su contrato de suministro con la Fórmula 1 después de la temporada 2010.

En julio, el circuito de Toyota, Fuji Speedway, renunció a los derechos como sede para el Gran Premio de Japón en 2010 tratando de reducir costes en medio de esta recesión económica mundial.

La retirada de las compañías japonesas de la F1 comenzó con el respaldo de Honda Super Aguri, que abandonó por razones financieras el año pasado.

Toyota es el único equipo japonés que queda en la F1, pero no tienen pilotos contratados para la próxima temporada y se retiraron como socios proveedores de motores de Williams para 2010.

Un enorme presupuesto

Toyota no ha podido ganar una carrera desde su entrada en la Fórmula 1 en 2002, a pesar de tener un presupuesto anual estimado en unos 300 millones de dólares.

Su salida del deporte dejaría sólo tres fabricantes de motores, Ferrari (FIAT), Mercedes y Renault. También abriría la puerta a los nuevos propietarios de BMW-Sauber, en Suiza para tomar su puesto como el equipo número 13 en la parrilla.

Toyota firmó el Acuerdo de la Concordia en este año donde se comprometían a permanecer en la F1, al menos, hasta 2012, así que una retirada podría tener consecuencias jurídicas.

Fuente: Reuters

Publicar un comentario