28 enero 2010

Así es el F10 de Ferrari según Tombazis y Marmorini

Aunque los cambios en el reglamento para esta temporada son mucho menos dramáticos de lo que fueron en 2009, el equipo técnico de Ferrari, ha tenido que trabajar duro durante los meses de invierno. Pues no sólo han tenido que perfeccionar su motor y chasis para adaptarse a las nuevas normas, sino que también han tenido que esforzarse por superar el déficit de rendimiento que mostró el equipo italiano la pasada temporada.

f10

Con estos dos objetivos, no es de extrañar que el F10 se ve una máquina muy diferente a su predecesor el F60. La prohibición de los reabastecimientos de combustible ha obligado a construir un chasis más ancho y más largo para acomodar un depósito de combustible más grande, mientras que Ferrari ha rediseñado por completo la parte trasera del vehículo, incluyendo una nueva caja de cambios más pequeña, para aprovechar mejor el doble difusor, algo que tuvieron que adaptar a duras penas en 2009.

Para el diseñador Nikolas Tombazis, el proyecto del F10 le ha costado sudar tinta, y todos esperamos que haya resultado fructífero.

"Para desarrollar el F10 hemos tenido que revisar todo el proyecto desde el morro hasta el alerón trasero, debido a las nuevas normas y también porque había que recuperar el déficit de rendimiento evidente que tuvimos el año pasado. Debido a que el tanque de combustible es más grande hemos tenido que construir un chasis más largo y más ancho. Hemos trabajado mucho en el departamento de aerodinámica para intentar aprovechar y ampliar el difusor, por lo que será más eficaz, mejorando el flujo de aire bajo el coche, y por lo tanto la carga aerodinámica. Hemos revisado totalmente la caja de cambios y la hemos hecho más pequeña ganando más espacio para el difusor y también hemos trabajado en la suspensión trasera. Para mejorar el flujo de aire al cuerpo principal del vehículo y contar con un difusor más eficiente, hemos elevado el morro y hemos modificado la parte inferior del chasis. El alerón delantero también ha sido mejorado".

La prohibición de reabastecimiento de combustible en 2010, así como el acuerdo de no usar el sistema KERS, también ha impuesto nuevas exigencias en el motor de Ferrari. Y mientras que la congelación en el desarrollo, en vigor desde 2006, restringe la libertad para hacer cambios, el jefe del departamento de motor Luca Marmorini está satisfecho con las revisiones que han hecho, especialmente en términos de reducción de consumo de combustible del motor.

"Naturalmente, hemos tratado de mejorar el rendimiento, pero esto sólo aporta unas ventajas limitadas porque está congelado el desarrollo del motor. Desde un punto de vista técnico, la reducción del consumo fue una de las tareas más interesantes de este año. Hemos trabajado para encontrar nuevos campos de aplicación no usuales para el motor, y hemos obtenido algunos resultados muy interesantes. El consumo es igual al rendimiento. Menos consumo de combustible significa menos gasolina a bordo, y así que quien consume menos combustible, será más rápido en la pista. Naturalmente, la construcción de un motor que consume menos incrementa los riesgos a un nivel más alto en términos de fiabilidad. Hemos trabajado muy duro durante el invierno con las simulaciones y estamos seguros de que al comienzo del año debe será fiable".

Si el tiempo lo permite, el F10 tendrá su primera salida de prueba en el circuito de Fiorano de Ferrari en Italia el viernes, antes de que sea transportado a España para las pruebas del equipo en Valencia, que comienzan el lunes.

Publicar un comentario