04 noviembre 2010

El apoyo a Massa en Brasil

Los aficionados brasileños son muy patrióticos con sus pilotos. Recordemos que la pasada temporada algunas de las mayores ovaciones en el Gran Premio de Brasil estuvieron reservadas para el héroe local Felipe Massa, a pesar de que no tomó parte en la carrera. Todavía se estaba recuperando de las lesiones sufridas en el Gran Premio de Hungría de 2009 unos meses antes, pero no impidió que Massa fuese el encargado de agitar la bandera a cuadros y fuese ovacionado por sus fans.



Muchos, sin embargo, sospechan que su bienvenida a Interlagos esta temporada puede ser un poco más fría. No sólo aún no ha logrado una victoria este año, sino que su compañero de equipo, Fernando Alonso, ha demostrado que el Ferrari es un coche de carreras ganador. Si sumamos a esta situación, las declaraciones realizadas por el piloto brasileño sobre las órdenes de equipo en el Gran Premio de Alemania de esta temporada, comprobaremos que su carisma ha disminuido entre sus seguidores.

Sinembargo en 2009 todo fue tan diferente. Lo que había sido inicialmente una batalla por la supervivencia en los primeros días después del accidente se convirtió en una lucha lenta y sostenida por volver a las carreras, una vez más, y después de semanas de recuperación, de una recuperación sorprendente, logró conservar su puesto en Ferrari para el 2010. Su serena determinación le hizo ganar los corazones más allá de las fronteras de Brasil, y no era seguro que Massa pudiera recuperarse completamente para esta temporada.

No obstante, tras un comienzo de temporada 2010 prometedor, el rendimiento ha sido en general decepcionantes durante este año. Massa no parece capaz de extraer todo el potencial del F10, o al menos no como el piloto español. Con 11 Grandes Premios ganados, y casi campeón del mundo en 2008, se ha visto eclipsado por su nuevo compañero de equipo. Mientras que Alonso recuperó recientemente el liderato del campeonato, y tiene la oportunidad de hacerse con el título en Interlagos este fin de semana, la distancia de Massa a puntos con su compañero es abismal (143 Massa, 231 Alonso), por lo que se ha visto relegado a un papel de apoyo, e incluso Ferrari ha hecho público que esperaba más del piloto brasileño.

La llegada del español a Ferrari, sin duda puso los pelos de punta a Massa, y eso que es alguien que floreció con Michael Schumacher como compañero de equipo durante varias temporadas. Aun así, al principio los dos parecían muy igualados, al menos en términos de apoyo popular.

Pero desde entonces todo ha ido cuesta abajo, con Alonso adaptándose progresivamente a las necesidades del F10, Massa se tambalea. Conseguir la temperatura óptima en sus neumáticos ha sido su mayor queja en los últimos meses, y es un problema que se agrava durante la calificación.

En las carreras en las que ambos llegaron a la línea de meta, Massa ha acabado por delante de Alonso en tan sólo tres ocasiones. Pero en julio, en el Gran Premio de Alemania fue lo más cerca que ha estado en toda la temporada de conseguir una victoria. Hizo un fin de semana perfecto y tenía la victoria a su alcance, pero entonces llegó la polémica llamada por radio donde le informaban que Alonso era más rápido. El resto es historia.

En ese momento él estaba todavía en la lucha por el campeonato, pero candidato o no, parecía que Ferrari ya había decidido que Massa era su número dos, al menos en términos de aspiraciones al título de pilotos. Justo un año después de su accidente en Budapest, no cabía duda de que Massa estaba habatido. Y su presunta complicidad en las órdenes de equipo, y las consecuencias de una multa de la FIA, causó daños a su confianza, mientras que tocó gravemente su reputación en Brasil.

Tendrá que sacar fuerzas de flaqueza este fin de semana si quiere que su popularidad en Brasil vuelva a la misma altura que la temporada pasada. Lo que muchos fans sabemos ahora es que tiene que apoyar a Alonso en su lucha por el título, aunque el valance del brasileño es positivo sobre el evento de Interlagos, diciendo que:

"No puedo esperar a salir a pista delante de mis aficionados".

Pero está claro que va a tener que trabajar duro para alcanzar el mismo nivel de apoyo que está acostumbrado a recibir desde las gradas.

Algunos expertos incluso han cuestionado si Massa cumplirá su contrato con Ferrari después de un año tan difícil. Ciertamente, ha habido numerosas ocasiones en que no se le ha visto tan contento en los garajes, pero aún así la idea de abandonar la legendaria escudería parece poco probable, sobre todo porque el equipo ha dado garantías de que él y Alonso iniciarán la próxima temporada de nuevo en igualdad de oportunidades.

Pero una pregunta más pertinente sería si Massa podrá recuperar su nivel en 2011. Para entonces, su compañero de equipo podría ser campeón del mundo una vez más, y vería su trabajo cortado si tiene que mantenerse en el papel de segundo piloto durante otra temporada. 

De todos modos no debemos olvidar nunca la fuerza de voluntad del piloto brasileño, tras su regreso a las pistas después de una lesión que a punto estuvo de costarle la vida.
Publicar un comentario