04 abril 2011

Horner no cree que vaya a ser una temporada fácil. Yo, si

Christian Horner, ha restado importancia al dominio de Red Bull en Australia sobre los otros equipos, negando que la temporada 2011 vaya a ser una victoria sencilla para el equipo.


Según él, que Sebastian Vettel calificara casi ocho décimas por delante del segundo clasificado, Lewis Hamilton, es un resultado nefasto para el equipo McLaren y para Ferrari, ya que Fernando Alonso clasificaba quinto a seis décimas de los McLaren.

Cuando se le preguntó si la temporada sería una victoria fácil para Red Bull, Horner dijo: 
"No, en absoluto, ese no será el caso. Sabemos que Jenson Button, Lewis Hamilton y Fernando Alonso serán enormemente competitivos en las próximas carreras"

Declaraba para la BBC.

El director del equipo Red Bull está convencido de que McLaren y Ferrari harán enormes progresos de rendimiento en las próximas carreras, lo que les permitirá ponerse a la altura del equipo de Milton Keynes.
"No podemos subestimar a nuestros rivales. Ferrari con su presupuesto, la calidad del personal y los recursos que tienen, volverán con fuerza, y darán a Fernando lo mejor para la próxima carrera".
"Y ya hemos visto los pasos de McLaren, desde sus bajos resultados de pretemporada, hasta ahora mismo, con algunas modificaciones".
No obstante, Red Bull no pondrá las cosas fáciles a sus oponentes, Horner confía en que su equipo puede desarrollar el coche lo suficiente como para mantenerse a la cabeza.
"Efectivamente será una carrera de desarrollos en lo que se refiere a este año".
"Nos damos nada por sentado, no hay que pensar en detenerse solo porque pensamos que somos competitivos. Estamos trabajando para construir sobre los resultados que vimos en Melbourne el fin de semana de la primera carrera".
Ahora os explico lo que, en mi opinión, creo que podría pasar.

No me cabe ninguna duda de que estas declaraciones son solo de cara a la galería. En realidad todos sabemos que ocho décimas son un mundo en Fórmula 1. Desarrollos a parte, este año tenemos una nueva variable en juego, Pirelli.

El nuevo fabricante de neumáticos ha desarrollado una gama de ruedas que favorecen a los conductores más conservadores, o más finos con el volante. Así, Red Bull tiene un aliado a su causa. Con un Fernando Alonso, a más de medio segundo de distancia de los Red Bull, pero que podría sacar mayor rendimiento a las gomas, el español está fuera de juego. En Ferrari tendrán que trabajar mucho si quieren alcanzar los tiempos de Red Bull.

El otro piloto en liza es Hamilton, más cerca de los Red Bull con su McLaren, pero con el problema de que su espectacular y agresivo estilo de conducción, a penas da para poder meter presión a Vettel unas pocas vueltas, y no toda una carrera.

Entonces, ¿dónde está la clave?

Solo nos queda una incógnita, Red Bull ha desarrollado un coche con una línea aerodinámica que tiene un determinado camino de evolución. En base a este desarrollo se pueden ir puliendo mejoras, pero todo tiene un tope. A partir de un determinado momento las mejoras aportan pocas décimas, y toca abrir campo por otro lado, que supone, a groso modo empezar de nuevo.

La única posibilidad sería que Red Bull esté en el límite de mejoras posibles para su actual línea aerodinámica, lo que permitiría a McLaren y Ferrari evolucionar más deprisa, si es que sus diseños tienen más posibilidades de mejorar.

No obstante, recordemos también que Red Bull no ha incorporado el KERS, de momento, lo que abre también dos incognitas, ¿van tan sobrados que prefieren no añadirlo, o el incremento y modificación de pesos les supondría bajar el rendimiento?
Publicar un comentario