26 enero 2015

De tal palo tal astilla, segundas generaciones F1 (Parte 2)

Continúo con la segunda entrega de las segundas generaciones que han compartido profesión y afición en esto de la Fórmula 1.

Christian Fittipaldi (hijo del veterano Wilson)


El hermano mayor del dos veces campeón del mundo Emerson Fittipaldi, Wilson Fittipaldi, nunca llegó a destacar como uno de los favoritos de la Fórmula 1, pero parecía que su hijo pudiera cambiar eso, sobre todo después de que ganar el prestigioso título de Fórmula 3000 en 1991. Pero la realidad fue bien distinta. El brasileño terminó pasando tan sólo tres temporadas en la Fórmula 1, los dos primeros años en coches sin posibilidades de la escudería Minardi y el tercero con el equipo Footwork, que tampoco tenía coches de gran rendimiento. Se fue a la IndyCars en 1995, tras conseguir 12 puntos (nueve más que su padre) en 40 carreras, pero es probablemente que fuese más recordado que su padre al terminar la carrera en Monza en 1993 tras un impresionante mortal hacia atrás con coche y todo.

Damon Hill (hijo del doble campeón del mundo Graham)


Graham Hill logró casi todo lo que se podía conseguir en la Fórmula 1, incluyendo dos títulos mundiales y la creación de su propio equipo. Falleció trágicamente en un accidente de avión antes de que su hijo Damon comenzase su propia trayectoria deportiva, y por lo tanto el joven Damon tuvo que forjar su propio camino a la cima sin la ayuda de su padre. Por suerte Damon demostró una gran determinación, al igual que su padre antes que él, y se abrió camino hasta la parrilla de la F1, a pesar de tener una financiación muy limitada. Una vez allí, se convirtió en un ganador habitual, y aunque para su decepción no pudo emular los múltiples éxitos de su padre en el Mónaco, sí consiguió la victoria en Gran Bretaña, una victoria que siempre se le había resistido a su padre. Más importante aún, en 1996 ganó el título mundial, establecimiento un nuevo record imposible de batir, el primer, y hasta ahora único, dúo de padre e hijo campeones del mundo.

- Continuará -
Publicar un comentario