27 enero 2015

De tal palo tal astilla, segundas generaciones F1 (Parte 3)

La tercera entrega de hijos y padres pilotos de F1 nos trae algunos nombres más conocidos por todos. Espero que os resulten tan familiares como a mí.

Michael Andretti (hijo del campeón mundial de 1978 Mario)


En su apogeo, Mario Andretti, fue uno de los pilotos más rápidos y versátiles de las carreras en el planeta, ganando 12 Grandes Premios de Fórmula 1, junto con infinidad de carreras en la IndyCar, NASCAR y otros deportes del motor. Su hijo Michael demostró ser igualmente rápido, pero tenía más problemas que su padre para adaptarse a los Fórmula 1, cuando salió de su país natal, Estados Unidos, para unirse a McLaren en 1993. Junto con el gran Ayrton Senna, Andretti Junior luchó para poder familiarizarse con la conducción de esta desconocida maquinaria en circuitos que no conocía, y a pesar de lograr un podio en Monza, el primero para un americano en cuatro años, optó por regesar nuevamente a su casa antes de terminar la temporada.

Jacques Villeneuve (hijo del seis veces ganador de un Gran Premio Gilles)


El hijo de uno de los corredores más idolatrados y venerados de la historia de la Fórmula 1, Jacques Villeneuve, siempre llamó la atención desde que comenzó su carrera en el automovilismo. Lamentablemente tuvo que forjar también su carrera, cuando a los 11 años de edad su padre Gilles falleció en un accidente durante las prácticas del Gran Premio de Bélgica de 1982. Empleó su ilustre apellido para asegurarse el patrocinio necesario para llegar a las carreras de monoplazas. Debutó en las carreras de F1 a los mandos de un Williams en 1996, habiéndose convertido en el ganador más joven de la Indianapolis 500 y el campeonato de IndyCar en 1995. Pero Villeneuve Junior no se detuvo ahí, tras casi ganar su primera carrera, su primera temporada en la Fórmula 1 logró un segundo lugar en la clasificación general. Al año siguiente cimentó su fama, y alcanzó un lugar en la historia de la Fórmula 1, consiguiendo el título de pilotos.

- Continuará -
Publicar un comentario