29 enero 2015

De tal palo tal astilla, segundas generaciones F1 (Parte 5)

Quinta entrega de la serie de tal palo tal astilla que en esta ocasión nos acerca a la vida de otras dos estirpes de pilotos cuyos descendientes han continuado las hazañas de sus padres al volante de los monoplazas más rápidos del planeta.

Markus Winkelhock (hijo del veterano Manfred)


Un conductor comprometido y a menudo espectacular, Manfred Winkelhock, que acumuló 56 Grandes Premios en coches poco pontentes de las escuderías ATS y RAM a principios de los años ochenta, antes de perder tristemente su vida en un accidente de coche, a los mandos de un deportivo en Canadá, en la carrera de F1 de 1985. El hijo de Markus tuvo una participación mucho más corta en la Fórmula 1, solo duró 15 vueltas, pero no fue menos memorable. Después de haber calificado con su Spyker último en el Gran Premio de Europa de 2007, en el circuito de Nurburgring, el alemán se la jugó y comenzó la carrera con neumáticos de mojado. La lluvia provocó que durante 6 caóticas vueltas Winkelhock lograra algo que su padre nunca hizo: liderar un Gran Premio.

Nelson Piquet Jr. (el hijo del tri-campeón del mundo Nelson Piquet Senior)


A finales de los años ochenta, Nelson Piquet fue uno de los pilotos más famosos de la Fórmula 1, su enfoque puro y duro le ayudaron a conseguir tres títulos mundiales a la edad de 35 años. Consciente de que su hijo Nelsinho tendría que soportar las comparaciones interminables cuando comenzó su carrera en el automovilismo, Piquet hizo todo lo posible por garantizar que el joven brasileño tuviera la mejor oportunidad para emular sus logros. Piquet júnior ganó el título británico de F3 en 2005 y terminó segundo, por detrás de Lewis Hamilton en la GP2 Series del 2006. Su recompensa fue un contrato de pruebas de Fórmula 1 con Renault en 2007, que se convirtió en un puesto de carrera en la temporada siguiente. Sin embargo, coincidir con el bicampeón Fernando Alonso, no puso las cosas fáciles a Piquet Junior, su mayor logro, un podio en Almenia. Se mantuvo un año más en Renault, pero dejó tanto el equipo como el deporte bajo nubarrones negros antes de finalizar la temporada, tras el escándalo de Singapur 2008, en el que Piquet Junior había sido un participante reacio.

- Continuará -
Publicar un comentario