21 enero 2015

Repaso a las hazañas de Alonso en Ferrari (Parte 2)

En esta segunda entrega de la serie "Hazañas de Alonso en Ferrari" seguimos repasando los momentos más estelares del español a los mandos de los coches rojos.

Una clase magistral sobre mojado, Corea 2010


En medio de un diluvio épico, y bajo la inmensa tensión de una pelea por el título, Alonso sacó lo mejor de sí mismo en Corea. La carrera comenzó en con el coche de seguridad al frente, fue suspendida brevemente debido al clima, y finalmente reiniciada bajo el coche de seguridad hasta la vuelta 17. El drama comenzó casi de inmediato: Mark Webber estrelló su Red Bull contra las barreras, provocando la salida de otro coche de seguridad (el tercero de cuatro) y Alonso escaló hasta la segunda posición. "La situación en la pista y la visibilidad eran muy precarias. Sabía que iba a ser un logro sólo mantenerse en la pista", admitió. Pero Alonso hizo más que eso, aunque perdió unos segundos con respecto a Hamilton debido a una parada tardía, logró destacar en condiciones mixtas y se situó perfectamente para arrebatar el puesto del británico cuando se salió en la curva 1. Alonso se dedicó a cerrar la distancia con el líder, Vettel, cuyas quejas sobre la escasa visibilidad, de repente se convirtieron en consternación cuando su motor dio en la vuelta 46 la victoria y el liderato del campeonato a Alonso.

Alonso aturde en condiciones cambiantes, Silverstone 2011


Alonso afirmó que su única victoria de 2011 fueron gracias a las cambiantes y caprichosas condiciones climatológicas en el Gran Premio de Gran Bretaña. Red Bull fueron sus principales rivales, con Webber y Vettel bloqueando la primera fila desde el comienzo de la temporada, y Alonso manteniendo su tercera posición. Fue uno de los primeros en cambiar de neumáticos mojados a slicks, pero tuvo que luchar mucho inicialmente para conseguir una temperatura óptima en sus gomas, cayendo al cuarto puesto por detrás del McLaren de Hamilton. En lugar de provocar un colapso, sin embargo, Alonso estuvo pronto volando sobre la pista: superó de nuevo a Hamilton y se lanzó en una rápida persecución a los Red Bull. Ambos tuvieron paradas lentas, y Alonso habían reducido lo suficiente las distancias como para sacar el máximo provecho al pasar a la delantera. 
Ahora con en el aire limpio, era imparable: una serie de vueltas rápidas significaron alejarse del grupo perseguidor a un ritmo de un segundo por vuelta, que pronto supuso una ventaja inexpugnable.

- Continuará -
Publicar un comentario