07 noviembre 2006

El chasis de los monoplazas

Los coches de Fórmula 1 tienen un ancho máximo de 180 cm y, aunque los límites de longitud o altura no existen, las demás reglas técnicas hacen que todos los coches midan lo mismo.
El monoplaza tiene que montar cuatro ruedas completas independientes del chasis. Las delanteras son las únicas que pueden girarse con el volante, mientras que la tracción estará concentrada exclusivamente sobre las ruedas traseras. En la actualidad la distancia mínima entre ruedas y chasis están fijadas por la FIA.
El chasis principal está construido con una "jaula" de seguridad que contiene el asiento del piloto. El objetivo de esta jaula es absorver parte de la fuerza de impacto ante una posible colisión frontal. El depósito de gasolina debe alojarse siempre por detrás del puesto de conducción. Además, el vehículo debe estar provisto de barras reforzadas delante y detrás del piloto. El piloto tiene que poder entrar o salir del monoplaza sin más inconvenientes que el de desencajar el volante.
Los sistemas eléctricos y electrónicos, son inspeccionados al principio de la temporada, no pudiendo ser modificados sin previa aprobación por parte de la FIA. Encendidos electrónicos y sistemas de lanzamiento están terminantemente prohibidos. Los microprocesadores que llevan actualmente los vehículos, que deben contener un sistema de telemetría, funcionan bajo una versión modificada de BSD (Berkeley Software Distribution).
Publicar un comentario