09 octubre 2007

Los giros en la Fórmula 1

Una parte fundamental en la Fómula 1 es como los coches negocian las curvas, lo mismo que pasa con otras modalidades. En otros aspectos de la conducción la diferencia suele estar determinada por la energía del motor y la potencia de los frenos, pero es en los giros donde la habilidad del conductor llega a ser más evidente. Es el aspecto del pilotaje donde un as del volante puede conseguir la ventaja que establece la diferencia entre ganar o perder.

El principio fundamental de un giro eficiente depende directamente de la tracción. Los neumáticos de un coche de carreras solo tienen una cantidad finita de adherencia. Ésta puede ser de dos clases longitudinal que tiene que ver con el frenado y la aceleración, y lateral haciéndose más patente en las curvas. En los giros los conductores deben combinar los diferentes tipos de adherencia en la frenada y el giro, haciendo que los neumáticos trabajen al límite de sus posibilidades. Los mejores son aquellos pilotos capaces de exprimir mejor el agarre que sus neumáticos son capaces de soportar.

El subvirage y el sobrevirage son dos aspectos vitales que todo piloto ha de conocer en su coche, para saber el comportamiento de éste a la hora de negociar lo giros. Un coche de carreras toma una curva en tres etapas denominadas entrada, vértice y salida. La entrada, es el punto en el que el coche accede a la curva, como su propio nombre indica. Es el momento en le que los pilotos suelen frenar, moviendo la carga del coche de la parte traser a la delantera, propiciando a que el coche haga sobreviraje durante esta fase, el conductor utilizará esta inercia para completar el giro. El vértice o punto de máxima curvatura es el lugar neutral de la curva, donde se hace la transición entre la entrada y la salida. Una misma curva puede tener diversos vertices naturales, antes o después del punto medio de la curva, y los conductores elegiran libremente que vértice usarán en función de su técnica personal. Por último, en la fase de la salida, el conductor mezclará la válvula reguladora para salir acelerando progresivamente de la curva.

El nivel de tracción se ve también afectado por los niveles de adherencia de la propia pista (que se reducen drásticamente si la pista presenta zonas de mojado o suciedad en este punto), e incluso los cambios sutiles en la superficie del asfalto (badenes, arrugas, tipo de asfalto, etc.). Los conductores más experimentados son aquellos que consiguen tomar los giros, haciendo que sus coches salgan con la mayor aceleración posible.

Publicar un comentario