11 febrero 2008

Nakajima y Piquet, ¿de tal palo tal astilla?

Con Kazuki Nakajima y Nelson Piquet Jr ocupando asientos oficiales para la parrilla de la temporada 2008, se marcará el inicio de una nueva era para dos de las dinastías más famosas en el mundo de las carreras de Fórmula 1. Junto a Nico Rosberg, Piquet y Nakajima, se unen a un grupo creciente de segundas generaciones de corredores deseosos de emular los éxitos de sus padres, padres que compartieron equipo hace casi 20 años.

Para el recién llegado a Renault, Piquet, debe ser bastante desalentadora la perspectiva. A finales de los ochenta, su padre fue uno de los pilotos más famosos en este deporte. Nada menos que un tri-campeón del mundo a la edad de 35 años, momentos en los que los brasileños disfrutaron de las 23 victorias en la Fórmula 1, en una carrera deportiva que duró más de 14 años.

piquetkaz_001

Al igual que su padre, sin embargo, el joven Piquet ya ha demostrado que tiene talento más que suficiente como para justificar su puesto. Ha ganado dos series de la Fórmula Tres, una en su nativa América del Sur y la otra en el Reino Unido, y en el año 2006 impresionó en GP2, ganando cuatro carreras y acabando en la segunda posición tras Lewis Hamilton. Durante 2007, a los 22 años de edad, demostró su habilidad al volante de un coche de Fórmula 1, completando más de 8000 kilómetros para Renault como piloto de pruebas.

En términos más amplios, el debut de Piquet en un coche de Fórmula 1, será ligeramente parecido al de su padre. En 1979, Piquet padre consiguió su primer volante de piloto oficial junto al tres veces campeón del mundo Niki Lauda, y casi 30 años después su hijo se enfrenta a una prueba similar, ya que junto a él correrá, nada menos que un bi-campeón mundial, Fernando Alonso.

Sólo el tiempo dirá si Piquet o, por otro lado, el nuevo Renault, estarán a la altura de las espectativas. Su padre fue sin duda, tras la retirada de Lauda en 1980, el líder del equipo Brabham y poco a poco se dedicó a extraer todo lo que podía de un prometedor coche. Carrera a carrera, victoria tras victoria, Piquet consiguió su primera corona mundial en 1981.

kazuki_001

Por otro lado está el nuevo piloto de Williams, Nakajima, que aspira a tener un 2008 un poco más modesto que su colega. Aunque su padre, Satoru, anotó 16 puntos en 1974, cuando comenzó su primera temporada, siendo considerado como uno de los padres fundadores de las carreras de Fórmula 1 en Japón.

A diferencia de su hijo, quien hizo su debut en Fórmula 1 el pasado mes de octubre en el Gran Premio de Brasil a la edad de 22, Satoru llegó más tarde a la máxima categoría. De hecho ya contaba con más de diez años de experiencia en las series inferiores cuando aterrizó en un asiento junto a Ayrton Senna en Lotus en 1987, a los 34 años de edad.

Esa temporada, sin embargo, el denodado Nakajima protagonizó algunos resultados impresionantes, incluyendo un cuarto lugar en el Gran Premio británico, y fue retenido por Lotus para un segundo año. Con la marcha de Senna, en 1988, el piloto japonés se vio emparejado con nada menos que Nelson Piquet, que acababa de ganar el tercero de sus títulos.

piquet_001

A pesar de que el mucho más experimentado, Piquet, dominó el equipo, Nakajima, muy de vez en cuando consiguió quedar por delante de él. Sin embargo, no alcanzaron los resultados que se esperaba de ellos y ambos salieron del equipo para 1990, Nakajima a Tyrrell y Piquet a Benetton.

Permanecieron en parrilla por dos temporadas más, pero mientras Piquet añadiría otras tres victorias a su "average", para Nakajima todo esto marcó el comienzo del fin de su carrera de Fórmula 1. El piloto japonés, finalmente regresó a casa y comenzó a instruir varios jóvenes talentos de la conducción.

Uno de ellos fue su hijo Kazuki, que durante los últimos años ha ido avanzando de forma constante, ganando el campeonato de la Fórmula Toyota, y terminando en segunda posición en la serie japonesa de Fórmula Tres. En la GP2 de la temporada 2007, quedó tercero en la clasificación. La temporada pasada también estuvo como probador para Williams.

Actuó lo suficientemente bien como para que, cuando Alexander Wurz anunció su prematuro retiro de las carreras, Nakajima fuese elegido para ocupar el asiento de Wurz en el Gran Premio de Brasil. A pesar de que en los titulares de la prense saliese su maniobra de entrada en boxes donde embistió a uno de sus mecánicos, su debut fue lo suficientemente bueno como para garantizar su asiento de cara al 2008.

Con la temporada por comenzar en el Gran Premio de Australia en tan sólo unas semanas, el primer objetivo de Nakajima y Piquet seguramente será mejorar el debut de sus respectivos padres en la Fórmula 1. Para Nakajima, esto significa terminar por encima de la séptima posición, y, por tanto, obtener puntos en su primera salida. Piquet tiene la tarea mucho más fácil, él simplemente tiene que terminar la carrera.

Publicar un comentario